FacebookYouTube

Primer gobierno de Fernando Belaunde

fernando belaunde terry

Elecciones de 1962

Hacia fines de la década de 1950, el país vivía un agudo malestar social y económico que afectaba principalmente a las clases trabajadoras. Cuando Fernando Belaunde se alistaba a participar del II Congreso Nacional de Acción Popular en la ciudad de Arequipa, el gobierno del presidente Prado suspendió las garantías en todo el país, entre ellas el derecho de reunión.

Sin embargo, Belaunde logró viajar de incógnito hasta Vitor, muy cerca de Arequipa, donde, el 27 de mayo de 1959,  fue detenido y acusado de una “deliberada actitud de prepotencia subversiva” por lo que fue recluido en la colonia penal de la isla El Frontón.

Luego de un intento frustrado de fuga, Fernando Belaunde fue liberado días después y viajó a Arequipa, en donde se realizó el Congreso Nacional partidario el 12 de julio, ya restablecidas las garantías constitucionales.

Más adelante, durante el III Congreso Nacional de Acción Popular en Iquitos, Fernando Belaunde fue designado por las bases de su partido como candidato a las elecciones de 1962.

Los comicios se realizaron el 10 de junio, de manera ordenada en todo el país. Sin embargo, de acuerdo a los resultados finales, ninguno de los candidatos había alcanzado más del tercio requerido para ser proclamado ganador. Tanto Haya de la Torre como Fernando Belaunde obtuvieron algo más del 32%. La diferencia entre ambos era de menos de 13 mil votos. Le correspondía al Congreso elegir al presidente de la República entre los tres más votados, lo que incluía al general Manuel Odría.

Luego de denuncias de fraude y “arreglos” en el Congreso, el país vivió nuevamente una situación de incertidumbre. Las fuerzas armadas depusieron al presidente Prado y convocaron a nuevas elecciones para el año siguiente.

Elecciones de 1963

El 3 de junio de 1963 se realizaron las nuevas elecciones, convocadas por la Junta Militar que gobernó transitoriamente el país. El cómputo oficial favoreció a fernando Belaunde, quien obtuvo más de 700 mil votos. Haya de la Torre quedó en segundo lugar con algo más de 620 mil.

Veinte días después, en su casa de la calle Inca Ripac, en el distrito limeño de Jesús María, el líder fundador de Acción Popular recibía de manos del presidente del Jurado Nacional de Elecciones, la credencial que acreditaba su triunfo y lo proclamaba como Presidente Constitucional de la República para el periodo 1963-1969.

Primer gobierno

Fernando Belaunde Terry asumió la presidencia el 28 de julio de 1963. Le dio a su administración un ritmo y una velocidad sorprendentes. En el transcurso de tres meses realizó cambios fundamentales, como la nacionalización de la Caja de Depósitos y Consignaciones, base del futuro Banco de la Nación; impulsó la reforma agraria; restauró las elecciones municipales, luego de cuarenta años; puso en marcha proyectos fundamentales como la carretera Marginal de la Selva, la masiva construcción de viviendas populares, la edificación a gran escala de aulas escolares, la interconexión vial de todas las capitales de provincia; así como un conjunto de medidas para dar al Perú el impulso para su desarrollo.

Desarrollo económico

Entre 1963 y 1967, el Perú vivió una etapa de dinamismo económico y social sin precedentes. En ese periodo, el Producto Bruto Interno tuvo un aumento relativo del 19%.

En el campo de la producción, la política del gobierno estuvo orientada a mejorar la situación del agro y a acelerar la expansión de la industria, para lo cual además, se impulsó un agresivo plan de integración vial destinado a ampliar el mercado interno.

En el sector financiero, se aplicaron políticas para hacer asequible el crédito a las grandes mayorías. De igual modo, se movilizaron recursos hacia bancos, mutuales y cooperativas para solucionar la grave escases de viviendas.

Fortalecimiento de la autonomía municipal

Apenas asumió el mando, el 28 de julio de 1963, Belaunde puso en marcha el restablecimiento de las elecciones municipales en todo el país. Los pueblos pudieron elegir nuevamente a sus autoridades, luego de cuarenta años.

Cooperación popular

Recogiendo el legado milenario de usos y costumbres inherentes a la labor comunal, el gobierno de Fernando Belaunde institucionalizó el programa Cooperación Popular. Las obras que los pueblos realizarían en adelante –caminos, escuelas, postas médicas, etc.- eran escogidas por los pobladores y sus autoridades locales, quienes aportaban principalmente con la mano de obra, mientras que el Estado lo hacía en equipos, herramientas y asesoramiento técnico.

La obra de Cooperación Popular, identificada con el lema “El pueblo lo hizo” mereció el reconocimiento internacional. Un informe de las Naciones Unidas destacó los logros obtenidos por el programa, entre ellos, 2.749 Km de carreteras y 98.000 familias apoyadas en obras sanitarias.

Plan de irrigaciones

Para aumentar las áreas de cultivo y mejorar la producción de las existentes, el Plan Nacional de Irrigaciones impulsó los estudios y la ejecución de diversas obras que dotarían de agua para el riego de extensos campos de cultivo: Tinajones (Lambayeque), Majes y La Joya (Arequipa) a las que se sumaron otras más de diversa magnitud a lo largo de la costa y la sierra, lo que permitió que el país incremente sus tierras de cultivo en grandes proporciones.

Plan Vial Nacional

Con el propósito de romper el aislamiento de pueblos injustamente postergados, se implementó el Plan Vial Nacional, que contemplaba la construcción de 1.780 Km de nuevas carreteras y el mejoramiento de otros 1.820 Km. Incluía la apertura de 4.500 Km de caminos provinciales y trochas vecinales. Hacia fines de 1968, de las doce capitales de provincia que antes no poseían acceso vial, once fueron interconectas a la red nacional de carreteras.

Energía para todo el país

Para disminuir los grandes déficits de energía eléctrica en todo el país, el gobierno de Fernando Belaunde impulsó la construcción de centrales hidroeléctricas en diferentes puntos del territorio nacional, aprovechando el rico potencial fluvial del país.

De esta manera, se construyó la primera etapa de la hidroeléctrica del Mantaro; se amplió la Central del Cañón del Pato y se implementaron las de Machu Picchu (Cusco) y Aricota I y II en Tacna.

Vivienda

Para superar el déficit de un millón de viviendas por que atravesaba el Perú en 1963, se constituyó la Junta Nacional de Vivienda, entidad que se ocuparía de todo lo relacionado a la elaboración, financiación, construcción y administración de los programas de interés social que el gobierno pondría en ejecución. Fue así como se culminó la construcción de unidades vecinales en todo el país; se sanearon y remodelaron barrios marginales; se canalizaron recursos públicos y privados para la construcción de viviendas uni y multifamiliares; entre otras acciones que permitieron paliar el déficit de vivienda a nivel nacional.

Crisis económica

La magnitud de las obras realizadas durante el primer gobierno de Belaunde se vio mermada por una crisis económica que tuvo su origen en múltiples factores: la baja simultanea de productos que proporcionaban divisas, el desequilibrio en la balanza de pagos, menores ingresos fiscales, especulación y fuga de divisas, que hicieron inevitable la devaluación de la moneda, el receso de la economía nacional y sucesivos cambios de gabinetes ministeriales.

Golpe de Estado y exilio

En la madrugada del 3 de octubre de 1968, un destacamento del ejército tomó el Palacio de Gobierno y retiró por la fuerza al presidente Belaunde, quien fue llevado a la sede de la División Blindada y posteriormente fue deportado a Argentina.

El golpe estuvo encabezado por el general Juan Velazco Alvarado, en ese entonces, Comandante General del Ejército y Presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. El pretexto para el golpe de Estado fue que con la firma del Acta de Talara, que buscaba solucionar los problemas de explotación del petróleo con la International Petroleum Company (IPC), el gobierno de Belaunde defendía los intereses de los capitales extranjeros e iba en contra de los intereses nacionales y que además no había cumplido con las reformas sociales que el país tanto esperaba.

Ver más sobre la biografía de Fernando Belaunde Terry