FacebookYouTube

Frases Célebres

Frases célebres de Fernando Belaunde Terry

 “Nosotros estamos orgullosos de la historia del Perú. Veneramos la patria por sus aciertos, sin ofenderla por sus errores. Admiramos respetuosos sus viejas raíces. Y es en esas raíces que las nuevas generaciones deben cifrar todo su anhelo de florecimiento del porvenir nacional”.

“No soy hombre de ambición que busca afanosamente el  mando; soy hombre de ideal que sale al encuentro del deber” (campaña electoral de 1956).

“Los países andinos son herederos de civilizaciones inmortales y deben buscar sus caminos de superación sin aceptar que se les imponga un dilema que significa para ellos una subestimación y hasta una ofensa”.

“Alguien ha dicho que las verdaderas leyes carecen de texto y se expresan a través de las tradiciones imperecederas de los pueblos. La ley no escrita del Perú bien podría llamarse acción popular”.

“Siempre agradeceré a Dios el haberme dado, en el hogar, a mis mejores maestros: mis padres. A ellos les debemos, mis hermanos y yo, no solo la educación, sino –lo que es mucho más importante- inspiración”.

“¡Hermandad! Noble legado del antiguo Perú. Con ese anhelo inicié mi vida pública. Con ese arraigado y permanente ideal terminaré mi obra”.

“Voy en busca de los pueblos a escuchar sus reclamos y a recoger sus esperanzas… no aguardo en la quietud de mi casa que ellos toquen a mi puerta. Soy yo quien los visita en la costa, en las serranías, en las punas y en las selvas. Y en todas partes se congregan para dar calor de hogar a las calles y a las plazas. Más que al encuentro de adherentes a una causa, voy en busca de mis compatriotas; más que en solicitud de votos, salgo en pos de inspiración y de ideas”.

“La gran lección del pasado, lo que hace admirable al Perú de ayer es su capacidad para espiritualizar lo material, proclamando el derecho a una tierra aún inexistente y convirtiéndo ese propósito, por la firme voluntad de servir a la colectividad, en campos de cultivo y en nuevas tierras creadas por las manos del hombre”.

“La historia nos ha dado esa lección, que todo lo grande que se hizo en el pasado, se llevó a cabo por su esfuerzo propio, a base de espíritu comunal, de desprendimiento popular, de solidaridad”.

“El pueblo tiene el derecho de autor en el libro dramático, fecundo y apasionante del Perú, pues cuando el pueblo dijo ‘hágase la vía’ la vía se hizo; ‘elévese’ la escuela, se elevó la escuela. Y cuando exclamó, como un eco magnificante de palabras divinas ‘hágase la tierra en la abrupta ladera, el sediento arenal o la espesa floresta’, se hizo la tierra peruana”.

“La ciudadanía en general comprende muy bien la misión del Perú, las dificultades del país y el valor y el esfuerzo que se requiere para superarlas. Ciudadanía que no importa revoluciones ajenas, porque sabe que en el ámbito del propio país está la fuente de inspiración de una doctrina y el camino de superación hacia un gran destino, porque el pueblo comprende muy bien la majestad del Perú”.