FacebookYouTube

Inicios de vida política

Fernando Belaunde Terry

Fernando Belaunde diputado por Lima

En julio de 1945 Fernando Belaunde Terry fue elegido diputado por Lima. Presidió entonces las comisiones de Vivienda y de Obras Públicas de la Cámara de Diputados y fue el gestor de importantes proyectos vinculados al desarrollo de viviendas populares, como el Plan de Unidades Vecinales, la creación de la Oficina Nacional de Planeamiento y Urbanismo, así como la Ley de propiedad horizontal.

La labor parlamentaria de Fernando Belaunde fue frustrada por el golpe de Estado de 1948, que el  general Manuel Odría dio en contra del presidente Bustamante y Rivero.

Abanderado de la juventud

A principios de marzo de 1956, el Frente Nacional de Juventudes convocó a Fernando Belaunde Terry para que postulase como su representante a las elecciones presidenciales de ese año, convocadas  por el general Odría. El país vivía un clima de incertidumbre política con protestas y alzamientos fuertemente reprimidos por el gobierno en diversas ciudades.

Apenas se hizo conocida, la candidatura de Fernando Belaunde recibió muchas muestras de apoyo y adhesión de diversos gremios así como de cientos de jóvenes que ofrecieron su participación voluntaria en la campaña electoral.

El 3 de abril de 1956 se realizó en Lima la primera concentración pública del Frente Nacional de Juventudes. Luego de su discurso, Belaunde fue aplaudido fervorosamente y paseado en hombros por las calles de la ciudad. Actos similares se realizaron en varios distritos limeños.

Fue entonces que Fernando Belaunde inició una rápida gira por todo el país. “Ni ustedes ni yo podemos lanzar una candidatura. Tenemos que recorrer previamente el país para saber si tiene o no receptividad, auscultar el sentir de la opinión pública” les dijo a los miembros de su organización partidaria.

En menos de un mes realizó mítines en Arequipa, Mollendo, Cusco, Puno, Ayacucho, Trujillo, Chiclayo, Piura, Tumbes, Tacna, Iquitos, Huaraz y muchas otras ciudades del país. Innovó el modo de hacer campañas electorales, escuchando directamente la voz de los ciudadanos, lo que se tradujo en un arrollador apoyo popular a sus propuestas.

El 4 de mayo de ese año, el Frente solicitó ante el Jurado Nacional de Elecciones la inscripción de la candidatura de Fernando Belaunde, solicitud respaldada por las firmas de 27 mil ciudadanos de todo el país.

El grito de La Merced o el manguerazo

El 1 de junio, tras una maniobra del gobierno para impedir su inscripción a la justa electoral –se argumentó que las firmas presentadas eran insuficientes- Belaunde, a la cabeza de miles de simpatizantes congregados en su local partidario en el centro de Lima, marchó por el jirón de La Unión rumbo a Palacio de Gobierno.

Cuando los manifestantes se encontraban en la esquina de La Merced, la policía reprimió la marcha con chorros de agua, palos y gases lacrimógenos. Es estas circunstancias, el candidato lanzó su ultimátum al gobierno: o el Jurado Nacional de Elecciones aceptaba su inscripción o él y todos sus partidarios marchaban hasta la casa de Gobierno.

Ante esa circunstancia, y por orden del Gobierno, el JNE inscribió la candidatura de Belaunde. El pueblo había ganado la batalla.

Victoria postergada

Aunque no ganó en las elecciones de 1956 y a pesar de las difíciles circunstancias que afrontó su candidatura, Fernando Belaunde obtuvo la mayoría de los votos en Lima y en 12 capitales departamentales. La dictadura saliente impidió su victoria pero no pudo impedir su camino para ganar la adhesión de las mayorías nacionales.

Fundación de AP

El 7 de julio de 1956, concluida la campaña electoral, Fernando Belaunde dirigió al país un mensaje radial anunciando la formación de un nuevo partido político, al que denominó “conforme a las tradiciones del Perú milenario”, Acción Popular.

Un año después, el 1 de junio de 1957, el Primer Congreso Nacional del partido, reunido en Lima y con la asistencia de delegados de todo el país, aprobaría su ideario. Treinta mil personas llenaron las graderías y el ruedo de la plaza de Acho en dicho acto, que recordó además el primer aniversario del Ultimátum de La Merced.

Líder de la oposición

Concluido el proceso electoral de 1956, en el que resultó ganador Manuel Prado Ugarteche, Fernando Belaunde volvió a sus tareas habituales en la Facultad de Arquitectura de la UNI y en la dirección de la revista El Arquitecto Peruano.

Sin embargo, el 12 de enero de 1957, Belaunde rompió su silencio de seis meses y se dirigió a la nación para denunciar la inoperancia del gobierno. Belaunde propuso entonces una oposición insobornable pero constructiva, sin odios ni rencores pero con la decisión de llevar al gobierno a la ejecución de sus promesas.

“El país ha caído en el continuismo. Creyó en promesas lanzadas a los cuatro vientos sobre una política social de vanguardia y un dinámico desarrollo del país, pero ha comprobado ya, en seis meses de absoluta inercia estatal que tales ofrecimientos no tenían el respaldo de un plan de acción” manifestó en su mensaje.

Duelo a sable por el honor

El mensaje de Belaunde provocó debates acalorados y fue duramente criticado por el Gobierno. Una carta del diputado oficialista Eduardo Watson atacaba al fundador de Acción Popular con términos que  el arquitecto consideró inaceptables, por lo que retó al ofensor a un duelo a sable. El lance se realizó el 17 de enero de 1957 en la base aérea de Collique.

“Comprendo que ahora el duelo parezca pintoresco y esté en desuso. Pero en aquella época no lo estaba” manifestaría Belaunde años después.

Ver más sobre la biografía de Fernando Belaunde Terry

Ver fotos de los primeros mítines en Lima

Ver fotos de El manguerazo

Ver fotos del duelo a sable