FacebookYouTube

Mensaje anual al Congreso de la República el 28 de julio de 1981

Mensaje del presidente Fernando Belaunde Terry al Congreso de la República el 28 de julio de 1981

Señor Presidente del Congreso

Señores Representantes:

La Constitución impera, la ley rige y la libertad reina en la República. Tales son, en síntesis, los mayores logros del régimen que me honro en dirigir.

Más es justo y es hidalgo compartir esas conquistas con quienes han contribuido decididamente a lograrlas. La civilidad, tras larga espera, paciente maduración y tenaz perseverancia, logró marcar en las ánforas, el rumbo democrático del Perú.

En ese empeño se rencontró con sus Fuerzas Armadas que, en recta decisión institucional, acordaron despejar ese camino, acatando la voluntad popular libremente expresada. El ideal y el deber han forjado así la unidad nacional que por fortuna disfrutamos.

Veo en este recinto los rostros familiares de buenos demócratas con quienes me encontré en los Congresos de 1945, 1963 y 1980. Antes de entrar al fondo de este mensaje, permítaseme decir sin jactancia, pero con honda satisfacción cívica, que compartimos algo que la historia puede ya registrar: nuestra presencia marcó siempre la aurora y nuestro alejamiento el ocaso de la libertad en el Perú.

Lea todo el discurso aquí