FacebookYouTube

Mensaje anual al Congreso de la República, julio de 1985

Mensaje anual del Presidente Fernando Belaunde Terry al Congreso de la República, julio de 1985

Señor Presidente del Congreso

Señores Representantes.

Cumplido mi segundo periodo presidencial me presento, con honda satisfacción patriótica al Congreso, origen y destino de un lustro de gobierno democrático que, por fortuna, se proyecta al porvenir en la saludable alternancia de poderes. La historia anotará esta memorable transmisión del mando en legitimidad.

De acuerdo a lo dispuesto en la Constitución, estamos dando cuenta al país, en un extenso y detallado volumen, de la labor cumplida. En la solemnidad de este momento, realzado por la presencia de ilustres Mandatarios y Enviados Especiales de las naciones hermanas y amigas, solo procede intentar un breve resumen, tocando los aspectos más resaltantes de nuestra gestión, para que el Presidente de la República que va a prestar juramento, doctor Alan García Pérez, pueda cumplir, con la amplitud que el pueblo espera, la formulación de su mensaje inicial. Quiera el Altísimo prestarle toda la protección en el desempeño más venturoso de la gran tarea que le espera.

Tres preocupaciones fundamentales han guiado nuestros pasos en éste como en nuestro anterior periodo constitucional: libertad, tierra y techo.

El reencuentro del cauce constitucional es el logro que corresponde fundamentalmente al pueblo peruano con su permanente vocación de libertad y democracia. El gobierno militar, que antecedió al nuestro, convocó primero a la Asamblea Constituyente de 1979 y, después, a los comicios generales que marcaron la restauración democrática en la República. La confianza del pueblo peruano, francamente expresada en las urnas, nos permitió retomar el cauce de la ley, interrumpido en 1968. Debo al pueblo el haberme confiado por diez años, en dos oportunidades, la conducción de sus destinos. La historia y no la pasión política recogerán el hecho irrefutable de que fueron diez años de estricto y fervoroso respeto a los derechos ciudadanos y a las normas democráticas del gobierno.

Lea el discurso completo aquí